El multímetro de aislamiento Fluke 1587 ayuda a mantener en funcionamiento los motores y generadores de la década de 1950 hasta el siglo XXI

The Techs Industries con base en Pittsburgh, una filial de Steel Dynamics Inc., produce chapas metálicas de alta calidad galvanizadas en caliente. The Techs está dividido en tres partes: MetalTech, GalvTech, y NexTech, cada una de ellas especializada en diferentes rangos de medidores y anchura. La más antigua de las tres, MetalTech, produce la chapa metálica galvanizada más gruesa, de 1,016 a 3,302 mm (0,040 a 0,130 pulgadas) de grosor y de 609,6 a 1.270 mm (24 a 50 pulgadas) de ancho. The Techs fue adquirido por Steel Dynamics en 2007.

Steve Toward es uno de los nueve técnicos de mantenimiento en MetalTech, donde se encarga de equipos eléctricos de todo tipo, incluidos los motores de 250 V CC que datan de la apertura de la planta a inicios de la década de 1950 (Fig. 1). Con el equipo de esa época, Toward considera que el multímetro de aislamiento Fluke 1587 es de gran ayuda.

Comprobación de forma regular

Siempre que una pieza del equipo venga de una reparación, obtiene un conjunto de lecturas de resistencia de aislamiento, que se introducen en el archivo histórico para dicha unidad y se utiliza como referencia para medidas posteriores. Algunos elementos se comprueban de manera más frecuente que otros, pero los motores obtienen atención especial.

Los motores de 250 V CC que accionan el rango de maquinaria en cantidades de 25 a 200 HP, y cada uno se acciona por su propio conjunto de motor generador (Fig. 2). Cada año, la compañía interrumpe sus operaciones durante una semana o dos para comprobar y, donde sea necesario, reparar el equipo de todo la planta. "Desconectaremos los motores", dijo Toward. "Los motores que tengan rodamientos dañados o, si tomamos lecturas, los que estén fuera del rango independientemente del que tengan especificado, los mandaremos con un técnico para su reparación, o prueba y reparación, según cada caso." También se realizan pruebas similares en los conductores de la planta, "tramos de cableado, cables, todo aquello en lo que se vaya a probar el aislamiento".

El aislamiento del motor y el cable no son las únicas cosas que necesitan una medida de resistencia. La planta cuenta con bastantes contactores antiguos abiertos (Fig. 3) y, además, Toward utiliza su multímetro 1587 para comprobar la resistencia de aislamiento de las bobinas. También utiliza los rangos inferiores del multímetro 1587 para comprobar la resistencia del contacto.

Detección de fugas

Toward obtuvo su multímetro 1587 aproximadamente hace un año, después de convencer a la administración de que el comprobador de aislamiento con manivela de la planta había rebasado su vida útil. Y no había tenido el multímetro 1587 mucho tiempo cuando empezó a encontrar problemas que no había notado antes, cosas como fugas al suelo en algunos cableados de la planta. "Estábamos generando un suelo fantasma", explicó Toward, "tratábamos de determinar por qué las tensiones no eran las que deberían ser, tensiones inferiores o superiores en diferentes fases de algún equipo. Además, solo mediante el aislamiento de algunos de los conductores y la realización de la prueba de aislamiento en ellos, fuimos capaces de determinar que había una corriente de fuga".

Toward recuerda un problema que no se podría haber resuelto con nada más que con un comprobador de aislamiento. Uno de los generadores de la planta estaba generando la tensión equivocada. Lo puso fuera de servicio, conectó el multímetro 1587 y descubrió que un bobinado empezaba a presentar daños. "En cambio, si hubiera utilizado solo un medidor regular de resistencia", mencionó, "no lo habría notado, pero con la prueba de 1.000 voltios incluida en el multímetro fuimos capaces de identificarlo".