Las pruebas del aislamiento del motor evitan averías costosas en el equipo

En la temporada cálida de verano, el equipo de enfriamiento funciona casi a su máxima capacidad. Si este equipo se utiliza para funciones esenciales del edificio, es inaceptable que se produzca un tiempo de inactividad del mismo.

En el extremo más sensible del espectro, los hospitales confían en sus sistemas centrales de enfriamiento para áreas importantes de cuidado de pacientes, como los quirófanos y las salas de emergencia. Si se pierde el enfriamiento, las condiciones ambientales inferiores podrían suponer una amenaza para la salud del paciente y evitar que se programen los procedimientos o crear posibles responsabilidades.

Más frecuentemente, muchos edificios comerciales y de industria ligera ahora cuentan con centros de datos internos llenos de servidores. Dichos servidores podrían ser responsables de información importante, como información personal, transacciones financieras en tiempo real o billetes de avión. Estos servidores también generan una gran cantidad de calor, que debe disiparse o neutralizarse con aire frío. Una pérdida en la capacidad de enfriamiento del agua refrigerada durante solo algunos minutos puede provocar que se apague una sala de servidores. En la gran mayoría de sistemas de hospitales y centros de datos, el enfriamiento lo proporciona un gran número de enfriadores, bombas y torres refrigerantes de agua. Los enfriadores de agua pueden tener una construcción centrífuga, atornillada o en espiral. De manera más frecuente, un número de enfriadores centrífugos ofrecen capacidad de redundancia y escalonamiento.

Los enfriadores, bombas y ventiladores de torre utilizan motores trifásicos para transportar el agua y el aire o condensar el refrigerante. El fallo de alguno de estos motores puede poner en riesgo el funcionamiento de todo el sistema de enfriamiento. Es de suma importancia que TODOS los motores se comprueben exhaustivamente antes de entrar en funcionamiento para la temporada de enfriamiento. Aunque hay un servicio de emergencias disponible para estas máquinas, es sumamente caro. Las tarifas de 250 $ por hora o por persona durante las noches y los fines de semana no son algo insólito, con costes de transporte y piezas que suponen un gasto adicional mayor.

Aunque hay un gran número de pruebas de diagnóstico que pueden y deben llevarse a cabo en las plantas de enfriamiento antes del inicio de la temporada, ninguna es más importante que comprobar la resistencia del motor con un comprobador de aislamiento. El comprobador de aislamiento pasará una tensión alta a través de los bobinados individuales del motor mientras mide su resistencia. Una resistencia baja indica que el bobinado está deteriorado y podría fallar una vez que el dispositivo se ponga en marcha.

Frecuentemente, un grupo de enfriadores centrífugos ofrecen capacidad de redundancia y escalonamiento.

En general, el uso de un comprobador de aislamiento incluye los siguientes pasos:

  1. Use equipo de protección individual (EPI) y siga los reglamentos de seguridad en todo momento. Colóquese las gafas de seguridad en los ojos. Desconecte y retire todas las fuentes de energía del motor antes de llevar a cabo cualquier tipo de reparación. Siga los procedimientos de bloqueo y desconexión. Verifique dos veces con su multímetro para asegurarse de que toda la energía se encuentra desactivada.
  2. Retire los tornillos que fijan en su posición la cubierta de la conexión de cables de motor y desinstálela. Desprenda los cables de energía de los cables del motor. Es posible que deba identificar los pares con etiquetas o números para poder mantener una rotación adecuada, especialmente en motores trifásicos. Frecuentemente, el dispositivo debe estar a temperatura ambiente durante un mínimo de 24 horas antes de realizar la prueba. Igualmente, asegúrese de que el motor no se encuentra en vacío al momento que se realiza la comprobación de aislamiento, ya que esto podría destruir el motor.
  3. Se debe comprobar el aislamiento y los bobinados en los motores de ventiladores de torres de enfriamiento.
  4. Fije un cable del comprobador de aislamiento a uno de los cables del motor y fije el otro a la puesta a tierra del motor o el gabinete metálico. Encienda el medidor o accione la palanca. El fabricante del medidor debe contar con lecturas de referencia para cada medidor. Generalmente, una lectura por encima de 20 a 30 megohmios debe ser suficiente para poner en marcha la mayoría de los motores. Todos los nuevos motores deben mostrar una lectura mayor a 999 megohmios; cualquier lectura menor que esta indica un deterioro en el aislamiento del bobinado.
  5. Compruebe cada bobinado del motor de uno en uno y registre cada conjunto de bobinados, según la lectura de megohmios. Un comprobador de aislamiento superior tendrá la capacidad de registrar los datos en un portátil para tener referencias futuras. Si una de las fases tiene una lectura muy baja, se deberá reemplazar el motor. Esto también generará un consumo alto de amperaje o fusibles fundidos continuos. Muchos fabricantes proporcionarán una tabla con las lecturas apropiadas.
La bomba es uno de tres componentes de una planta moderna de enfriamiento.

Como siempre, siga todas las recomendaciones de uso del fabricante del dispositivo y el medidor.

¿Qué motores deberían comprobarse en la planta de enfriamiento? La respuesta es todos ellos o todos los que sea posible. Por supuesto, esto incluirá los motores de enfriamiento y de la bomba a un mínimo. También debería incluir el motor de la bomba de aceite de enfriamiento y los motores del ventilador de torres de enfriamiento. Si cualquiera de estos motores falla, es posible que al final también generen un fallo en todo el sistema de enfriamiento.

La conclusión es que la comprobación del aislamiento del motor identificará problemas a tiempo para repararlos, mientras puedan repararse.