Problemas graves de desconexión en un centro comercial de Singapur

  • Instrumentos de medida: analizador de calidad eléctrica 43B de Fluke
  • Operario: consultor eléctrico
  • Funciones utilizadas: disparo de corriente "in-rush"

Sin aire acondicionado no hay negocio

El equipo de Quality Power Management analiza los datos que han recogido con el analizador de calidad de la energía 43B de Fluke.

Singapur está situada geográficamente justo en el ecuador, por lo que es una isla cálida y húmeda durante todo el año. Todos los edificios comerciales de la isla mantienen una temperatura fresca gracias a las torres de aire acondicionado y refrigeración que proporcionan un entorno agradable para ir de compras y trabajar. Una avería en el sistema de refrigeración puede suponer un problema para el propietario de cualquier instalación, dado que en las unidades integradas en los edificios puede faltar el aire muy rápidamente convirtiendo la estancia en insoportable.

Estos son los problemas a los que los consultores eléctricos, como los de la empresa Quality Power Management Pte Ltd (QPM), se enfrentan frecuentemente. Cuando todo funciona con normalidad, su trabajo consiste en realizar labores de mantenimiento y comprobaciones. Pero, cuando surge un problema técnico, deben entrar en acción para ayudar a los encargados de la gestión del edificio a localizar la causa del problema. Cada minuto que transcurre supone el aumento de un grado en la temperatura y eso no es nada alentador para el negocio.

Un típico día de calor sofocante, QPM recibe una llamada de un centro comercial situado en un barrio de las afueras de Singapur.

QPM se compromete con el diseñador de la propiedad a gestionar ocho edificios. Es la empresa de ingeniería con licencia encargada del mantenimiento de todas las instalaciones eléctricas situadas dentro de las zonas comunes de estos edificios, uno de los cuales es este centro comercial en concreto. La instalación de refrigeración había estado funcionando correctamente en el centro comercial durante muchos años cuando, de repente, comenzaron a producirse problemas de disparo.

El aumento de la temperatura

Según Ken G. Jung, director ejecutivo de QPM, el centro comercial cuenta con tres refrigeradores, dos principales y una unidad más pequeña que se pone en marcha cuando el centro comercial está cerrado por la noche, para mantener así la temperatura ambiente.

Cada refrigerador dispone de un alimentador de entrada conectado al sistema de distribución del aire acondicionado. Ambos funcionan simultáneamente cuando el centro comercial está abierto.

A pesar de que lo ideal es que cada alimentador esté conectado únicamente a un refrigerador, en casos de emergencia, ambos refrigeradores podrían utilizar el mismo alimentador si fuera necesario.

"Desafortunadamente, esa tarde fue necesario utilizar ambos refrigeradores con el mismo alimentador", afirma Ken. "Todo iba bien cuando se activó el primer refrigerador. Pero, al encender el segundo, el alimentador disparó todo el sistema de aire acondicionado".

Malas noticias. Con otros dos centros comerciales situados a menos de 1 km, los clientes saldrían corriendo hacia la competencia en el mismo momento en el que la temperatura ambiente alcanzara niveles poco agradables.

Inmediatamente, el centro comercial llamó a los especialistas en aire acondicionado para que realizaran un análisis de la situación. Sin embargo, a pesar de sus enormes esfuerzos, fueron incapaces de encontrar el origen del fallo. Finalmente, el centro comercial decidió llamar a profesionales eléctricos.

Prueba documentada de las mediciones de la corriente "in-rush" capturada por el dispositivo 43B de Fluke

Detección de los fallos

Ken explica que "cuando llegamos al centro comercial, comenzamos a recabar los datos básicos. Ahí fue cuando dedujimos que el disparo podía deberse a una corriente "in-rush". No obstante, se necesitan más que simples deducciones para estimular las acciones que pongan remedio al problema. Necesitábamos una prueba fundada, y también teníamos que localizar otras posibles causas del disparo".

Ahí fue cuando el analizador de calidad eléctrica Fluke 43B tomó protagonismo. Con el analizador portátil en mano, el equipo podía ver de inmediato qué estaba sucediendo. Con la función de corriente "in-rush", configuraron el dispositivo de tal manera que el sistema 43B de Fluke se disparara automáticamente en el momento en que se produjera una corriente "in-rush" y capturara todos los datos para su análisis posterior.

El equipo también hizo una comparación de datos entre los distintos refrigeradores, para localizar finalmente la causa con precisión. Estos datos se imprimieron en un informe para su posterior análisis.

"Luego nos volvimos a poner en contacto con el cliente y le entregamos la documentación en la que se mostraba cómo funcionaba el sistema y qué ajustes de relé eran necesarios. Con la información recabada con el Fluke 43B, fuimos capaces de ajustar el relé al nivel adecuado y definir los retrasos correspondientes", comenta Ken.

Una vez informado, el cliente tomó las decisiones más importantes necesarias para rectificar rápidamente el problema.

Instrumentos profesionales

Ken posee las ideas claras cuando se trata de prestar servicios de consultoría. La única forma de solucionar eficazmente el problema es encontrar la causa. Las soluciones de bandas no funcionan.

Por eso QPM insiste en los instrumentos de calidad de Fluke.

"He estado usando los instrumentos Fluke durante más de 20 años", afirma. "Cuando saco el medidor Fluke, todo el mundo sabe que se trata del estándar de calidad del sector. Nuestros clientes saben que cuando recabamos datos, unos resultados ineficaces no pueden achacarse al instrumento".

"Mostramos con orgullo el dispositivo que captura los datos porque la gente confía en los instrumentos Fluke. La marca es importante para nosotros, pero también lo es la fiabilidad".

Además del Fluke 43B, QPM también pretende complementar su gama de instrumentos Fluke con el nuevo analizador de calidad eléctrica de la serie 430 de Fluke. Esto añadirá valor adicional a QPM al poder medir tres fases simultáneamente, a tensiones mucho mayores. El analizador 430 también calcula de forma automática si las cargas están equilibradas y captura eventos de tan solo cinco microsegundos.

Con este nuevo analizador trifásico en la familia de instrumentos profesionales de QPM, la consultoría de gestión de la calidad eléctrica sube el listón en la prestación de servicios de la mejor calidad a sus clientes.