Comprobación de las puntas de prueba

Don't risk CAT IV areas without the right leads

No entre en áreas de CAT IV sin los cables adecuados

Las puntas de prueba son mucho más que un medio para conectar un multímetro digital (DMM) a la unidad que se esté probando: son una pieza integral del sistema completo. Las puntas de prueba defectuosas, desgastadas o de mala calidad pueden proporcionar lecturas inexactas y suponer un grave riesgo de descarga o electrocución en caso de contacto con cables con electricidad que el medidor ha considerado sin energía.

Es importante contar con las sondas de comprobación correctas para la aplicación. Si su trabajo se limita a circuitos por debajo de los 30 V, el rendimiento y la calidad son importantes, pero se reduce la preocupación por peligro de descarga. Sin embargo, si utiliza cables para medir circuitos de alta tensión y alta energía, como tensiones de sistemas de distribución (240 V-600 V), es fundamental utilizar cables en buenas condiciones con las marcas y clasificaciones adecuadas. Es importante adoptar siempre las medidas de precaución para verificar la condición y clasificación de los cables antes de realizar las pruebas para garantizar la seguridad en el lugar de trabajo.

El material marca la diferencia

El material utilizado en la fabricación es muy importante. Los cables de materiales de mala calidad pueden afectar a las lecturas registradas en el DMM. Por ejemplo, el uso de materiales distintos en la fabricación de las puntas de prueba puede dar lugar a errores muy difíciles de detectar si está intentando medir una tensión muy baja (por ejemplo, del rango de mV) o una resistencia muy baja como, por ejemplo, al trabajar en circuitos electrónicos de baja tensión. El contacto entre metales distintos puede actuar como un termopar y generar su propia tensión.

Hay puntas de prueba diseñadas para cumplir los requisitos de casi cualquier aplicación. Puede que algunos sean un poco más caros, pero la seguridad y precisión no son áreas en las que lo más barato sea lo mejor.

Clasificaciones de categorías, estándares de seguridad

Antes de empezar cualquier trabajo, asegúrese de que el DMM y los cables de prueba tengan la clasificación de la categoría y el nivel de tensión adecuados para el entorno eléctrico en el que se utilizarán. Las clasificaciones de categorías de medición eléctricas se definen por el estándar de seguridad IEC61010 y se separan en cuatro clasificaciones de categorías distintas: CAT I, CAT II, CAT III o CAT IV.

Otros requisitos del IEC61010 con los que es bueno familiarizarse incluyen los relativos a las pruebas de transitorios, tensión de resistencia dieléctrica, espacio de distancia, puntas de sondas de metal expuesto, impacto y marcas. Para obtener más información consulte la página web de seguridad en las mediciones eléctricas de Fluke: www.fluke.com/safety.

La NFPA 70E también requiere que las herramientas de prueba utilizadas en el trabajo estén calificadas para el entorno en el que utilizarán. Esto se aplica al medidor y las sondas o las puntas de prueba, cualquier EPI (equipo de protección individual) necesario para las mediciones de seguridad.

Inspección de los cables

Antes de utilizar los cables de prueba, lleve a cabo una inspección para asegurarse de que el uso de los cables resulte seguro y puedan conducir las señales eléctricas con precisión. En las circunstancias más habituales, la condición física de las puntas de prueba es el factor más importante que afecta a las mediciones.

Para empezar, realice una inspección visual del aislamiento, las asas de la sonda y los conectores de los cables. Compruebe para asegurarse de que el aislamiento no está arañado o quebrado. Con el tiempo, el material de aislamiento, ya sea PVC o silicona, puede volverse seco, frágil y quebradizo. Una inspección visual permitirá detectar las partes de los cables que presenten este problema.

Asegúrese también de que no haya signos de huecos o roturas en la unión entre el cable aislado y las sondas o los conectores tipo banana moldeados de cada extremo. Aunque la inspección visual no puede garantizar por completo que los cables sean seguros, puede revelar fallos evidentes que podrían causar lesiones.

Prueba de los cables

Cuando quede satisfecho y crea que las sondas de prueba tienen la clasificación adecuada sin daños visibles, realice una medición de ohmios simple para confirmar que son eléctricamente fiables y que pueden transmitir una señal dentro de los parámetros de pérdida permisibles. Para "descartar los ohmios" propios de sus cables, coloque el DMM en la función de resistencia (ohmios), conecte los cables en el DMM y ponga en contacto las puntas de la sonda, la roja con la negra. En el medidor debe indicarse aproximadamente 0,5 ohmios o menos para que las puntas de prueba sean de buena calidad.

Puede aislar un problema a un cable u otro probándolos por separado. Basta con conectar un cable cada vez entre los ohmios y la entrada normal.

Cuando estén conectados, mueva o agite los cables conectores para buscar intermitencias que no resulten evidentes con una comprobación estática. También puede realizar una prueba de continuidad para comprobar las puntas, sin embargo, las funciones de continuidad de algunos DMM son muy maleables. Puede que reciba un pitido que indique continuidad con una resistencia de hasta 15 ohmios en sus puntas de prueba.

BUEN ESTADO
MAL ESTADO

Por último, asegúrese de que los cables estén conectados a los conectores correctos del DMM y de que el medidor esté establecido en la función correcta antes de realizar cualquier medición.

Evitar el eslabón más débil

Independientemente de la calidad de su DMM, solo podrá llegar a ser todo lo bueno que sean las puntas de prueba que use con él. Si dedica unos minutos por adelantado para confirmar que los cables que usa coinciden o superan los requisitos de la categoría de IEC61010 del DMM, que tanto unos como otro presentan la calificación adecuada para el trabajo, que todas las piezas parecen encontrarse en buen estado y que todas ellas son fiables desde el punto de vista eléctrico, podrá realizar mediciones precisas y seguras. Si en algún punto de su inspección observa un problema, probablemente deberá hacerse con un nuevo juego de cables.

Las puntas de prueba son una parte fundamental de las mediciones eléctricas. Probar los cables es una buena forma de asegurarse de que son una pieza fuerte del sistema DMM, no el eslabón más débil. Si las puntas de prueba se ven sometidas a un uso exigente o duro de forma habitual, es recomendable que considere la posibilidad de implementar un programa de sustitución anual de estas para garantizar que siempre se encuentren en buenas condiciones.