No lo active en marcha atrás

Comprobación de rotación de fases en los sistemas de distribución de potencia para servicios

Hay un viejo refrán que dice que la primera vez que se conecta un motor trifásico, funciona al revés. Si tiene suerte, solo hará el ridículo. Si no, podría dañar seriamente un equipo muy caro y perder una considerable cantidad de dinero, ya sea suyo o de su jefe.

Compresores dañados

Aquí se muestra un ejemplo de lo que puede salir mal. Una empresa de servicio público en el noroeste se encontraba instalando una pieza nueva de un conmutador automatizado. Se pretendía dar servicio a un área bastante amplia formada por clientes industriales y algunas instalaciones comerciales variadas. El personal que realizaba la instalación tenía experiencia, pero la pieza del equipo era una novedad para ellos. El supervisor, que era responsable de especificar qué cables se conectaban en cada entrada, invirtió las fases sin querer.

Una vez que la empresa de servicio público finalizó su trabajo, encendió de nuevo el equipo.

Más adelante, en una fábrica más grande, un conjunto completo de compresores de tornillo para el sistema de climatización (que van de 25 a 50 HP) comenzó a funcionar marcha atrás. Los compresores de tornillo se lubrican mediante bombas de aceite internas, "y si funcionan en marcha atrás, no pueden bombear aceite", dijo el jefe de mantenimiento de la fábrica. En pocos segundos, todos los compresores estaban quemados. "Menos mal que nuestros enfriadores no se activaron antes de que descubriéramos el problema", dijo el jefe de mantenimiento, "porque habría sido terrible".

La empresa de servicio público terminó pagando todos los compresores nuevos, más el alquiler de las unidades incorporadas de manera temporal. Aunque también realizó estudios energéticos y estableció un sistema nuevo y más eficiente para los consumidores, la empresa quedó mal, además de con una factura muy grande por pagar.

Todo esto podría haberse evitado si el personal de la empresa hubiera comprendido mejor las instrucciones del nuevo equipo y si hubiera utilizado un indicador de rotación de fases como el Fluke 9040para comprobar la rotación de fases en la salida de 480 voltios de los transformadores que alimentan a los compresores. Esos pocos minutos le habrían ahorrado al cliente un tiempo de inactividad considerable, y la empresa de servicio público también podría haberse ahorrado una gran cantidad de dinero.

Hacerlo de la manera correcta

Otra empresa, después de varios años de utilizar unidades de estilo antiguo con disco rotativo, se cambió a los Fluke 9040. Los utilizan generalmente después de haber cambiado una base del medidor o banco de transformadores para asegurarse de que la rotación es correcta antes de conectar la carga. Es interesante tener en cuenta que esto no es una consideración en una nueva instalación, puesto que después la responsabilidad recae sobre el electricista del cliente al asegurarse de que la rotación sea correcta antes de conectar los motores. Si el electricista es prudente, tendrá su propio 9040.

La empresa ha utilizado los 9040 durante casi tres años. Inicialmente, les llamó la atención la herramienta debido a que era la única unidad de Categoría IV que pudieron encontrar. La necesidad de poseer esta herramienta se hizo evidente cuando los electricistas del cliente fueron a comprobar la rotación de fases en un transformador cuya placa del fabricante indicaba 240 V mediante el uso de una unidad de fase con disco rotativo. Desgraciadamente para ellos, la tensión del sistema era realmente de 2.400 V y por ello quemaron su indicador de rotación de fases. Esto llevó a que los directores de la empresa pensaran: "Si esto les ha pasado a ellos y nosotros tenemos auxiliares de 2.400 V en nuestro sistema, entonces existe la posibilidad de que alguien pueda leer erróneamente una placa del fabricante en el sistema. Obtengamos una unidad de categoría IV en caso de que alguien cometa ese error".

Por ello, las empresas de servicios públicos obtuvieron los 9040. Algunos de los técnicos con más trayectoria se resistieron al principio e insistían en que se sentían más cómodos con los indicadores de rotación antiguos, pero los técnicos más jóvenes están más acostumbrados a dispositivos electrónicos. Y no podría ser más sencillo: tiene marcado L1, L2, L3, rojo, blanco, azul, para que no se pueda cometer un error tan fácilmente.

Más equipo dañado

Definitivamente debe utilizar el 9040. En una ocasión, la empresa de servicio público obtuvo un nuevo motor y reubicó una base de medidor existente para suministrarle potencia, pero el electricista no sabía conectarlo de la manera en que había estado conectado y, aunque la base del medidor marcaba rojo, blanco y azul en el sentido contrario a las agujas del reloj, realmente era en el sentido opuesto. Un técnico comprobó la rotación en otra base de medidor, consideró que no tenía errores y aparentemente dio por sentado que pasaba lo mismo con esta base. Conectaron un medidor, dispararon el disyuntor y dañaron el motor.

En otra ocasión, el trabajo era reemplazar un banco de transformadores por unidades superiores con cables superiores. A pesar del hecho de que todas las personas que realizaban este trabajo tenían experiencia, por alguna razón nadie realizó una lectura de la rotación. Acabaron conectándolo todo, lo instalaron y activaron... y después compraron todo el equipo rotativo nuevo para el siguiente cliente. El coste de dicho incidente no es comparable con el coste de un 9040 nuevo para todas las personas del equipo.

Estandarización con el Fluke 9040

Otra empresa de servicio público había estado utilizando los dispositivos mecánicos antiguos de rotación que habían sido la norma industrial durante años, pero empezaron a sufrir daños e incluso a cruzar fases de manera interna. Además, el fabricante no respondía rápidamente e incluso parecía que no se tomaba tan en serio los problemas de seguridad como lo creía la empresa.

Los técnicos de medidores y los trabajadores de líneas externas ahora utilizan los 9040 para verificar la rotación de fases en instalaciones nuevas y señalizar los paneles de disyuntores con la rotación actual. Después, si se encuentran solucionando un problema en un corte o realizan una alternación de rutina, el equipo verificará la rotación antes y después con el uso de dichas señalizaciones de rotación y el 9040. La idea es asegurar que el cliente mantenga la misma rotación de fases. Esta verificación se da dentro de los transformadores, en desconexiones de paneles de medidor, en el poste para verificar el servicio aéreo, en bancos de transformadores aéreos y en depósitos para verificar el último punto de desconexión antes de alimentar dicha fuente para el cliente.

El jefe de mantenimiento de la empresa de servicio público desarrolló una afición por el equipo de Fluke y explica que ha comprobado su producto durante años. "El equipo", dice, "se diseña con resistencia para esta industria. Estas cosas se van a tirar, mojar, golpear, y dejar caer de los postes y de los bolsillos". Además, es sencillo utilizarlo, con una respuesta positiva o negativa. "Ya era hora de que tuviéramos algo más que estos aparatos mecánicos", concluye.