Consejos técnicos: ¿cuánta energía desaprovecha el enfriador de alto rendimiento?

03-02-2012 | Climatización

Hace cinco años, con la transición al equipo de alto rendimiento, Fluke comenzó a recibir llamadas para informar de errores por parte de técnicos de servicio. Las llamadas se presentaban después de la instalación, y no eran acerca del equipo nuevo, sino de otras partes del sistema que no funcionaban o funcionaban erráticamente.

¿Cuál era el problema? Los sistemas de distribución eléctrica más antiguos a menudo no cubren los requisitos de potencia de los nuevos equipos de alto rendimiento electrónicamente controlados. Muchas instalaciones no realizan estudios de carga antes de instalar equipos nuevos y no están preparadas para el impacto que una unidad nueva tendrá en las demás cargas. De manera más específica, cuando una instalación comienza a añadir controles y aparatos eléctricos, introduce armónicos al sistema de distribución eléctrica que pueden provocar problemas de rendimiento en otros equipos dentro del sistema.

En ese punto, Fluke intensificó sus trabajos de formación y concienciación del diagnóstico y la solución de problemas de calidad eléctrica para el sector de climatización. También empezamos a trabajar en nuestra nueva generación de analizadores de calidad eléctrica.

El diagnóstico de los problemas de calidad eléctrica es una cosa, pero arreglarlos implica hablar con la dirección. Para resolver problemas de armónicos es necesaria la ayuda de un ingeniero electricista y después la adquisición y la posible instalación de equipo de mitigación. Redistribuir las cargas y aumentar la capacidad del sistema también implica costes. ¿Cómo puede un técnico explicarle a la dirección que los problemas causados por el rendimiento errático del equipo hacen que compense el gasto de la solución? Normalmente, no pueden, de modo que los fallos continúan y comienzan las acusaciones.

Afortunadamente, los profesores de la Universidad Politécnica de Valencia en España fueron capaces de concebir una solución. Desarrollaron una manera de cuantificar la cantidad de potencia que la distorsión de los armónicos inutilizaba y desequilibraba. Hasta ese punto, todo lo que Fluke podía hacer era ayudar a sus clientes a identificar la presencia de armónicos y desequilibrio. Pero al asociarse con los profesores, Fluke ha podido desarrollar una nueva generación de instrumentos de calidad eléctrica capaces de identificar y cuantificar el desaprovechamiento energético, y multiplicarlo por el programa de tarifas de la empresa pública, para que el usuario demuestre a la dirección el coste exacto de la mala calidad eléctrica a lo largo el tiempo.

Ahora, los técnicos de climatización que se enfrenten a problemas de corriente contarán con el instrumento que necesitan para detectar el problema, además de ser convincentes al presentar la solución que se debe implementar. Quienes gestionen los costes de energía de sus edificios verán la justificación para remediar los problemas de funcionamiento causados por la calidad eléctrica si pueden cuantificar la reducción asociada en la factura de la empresa pública. Los nuevos modelos, los analizadores de energía y de calidad eléctrica Fluke 434 y 435 Serie II,sustituyen a los modelos existentes a partir de enero de 2012.