Ahorre dinero con la lista de comprobaciones de inspección de la energía y las mejores prácticas

Con la crisis económica, muchos gerentes de instalaciones se enfrentan a presupuestos de funcionamiento y mantenimiento muy ajustados. Es probable que los gastos de capital para nuevos equipos mecánicos de climatización hayan quedado congelados o se hayan eliminado.

Una manera de liberar recursos financieros es optimizar el equipo de climatización existente. Seguir las mejores prácticas de mantenimiento y aumentar la eficiencia del funcionamiento reducirá el consumo energético. Los ahorros acumulados de las facturas de energía pueden complementar el presupuesto general.

Aunque los sistemas de climatización varían mucho en términos de equipos y características de funcionamiento, la lista de comprobación siguiente debe aplicarse a la mayoría de los tipos principales de equipo y las áreas de desaprovechamiento energético:

Lista de comprobación para sistemas de vapor:

Comprobaciones de aislamiento: el aislamiento holgado o faltante puede generar miles de dólares en costes adicionales de combustible por temporada de calefacción. Utilice una cámara termográfica para inspeccionar el aislamiento del sistema e identifique las áreas insuficientes.

Comprobaciones de trampas de vapor: las trampas de vapor retiran la condensación del equipo de procesamiento y calefacción. Si las trampas fallan abiertas, se pierde vapor valioso. Para detectar una trampa con fallos, use una cámara termográfica sin contacto, un termómetro por infrarrojos o un termómetro de contacto, para comparar la temperatura de la trampa con la del tubo en cualquiera de sus laterales. La termografía y los termómetros por infrarrojos tienen ventajas evidentes para medir trampas instaladas en áreas incómodas. Las diferencias de temperaturas normales en las trampas de vapor son de aproximadamente -6,7 °C.

Revise las temperaturas del aire en el cuarto de calderas: para una combustión apropiada, es necesario que la combustión del aire esté dentro de los límites apropiados. Utilice un termómetro digital diseñado para medir las temperaturas ambiente del aire y considere también la revisión del nivel de monóxido de carbono en el cuarto de calderas, para garantizar la seguridad.

Otros: además de los pasos anteriores, también revise la temperatura del agua de alimentación, la temperatura del calentador de aceite y combustible, y otros elementos como el lubricante. Estas revisiones no solo generarán ahorros de energía, sino también de costes por reparaciones o fallos de equipo.

Lista de comprobación para sistemas de refrigeración:

Revisiones eléctricas: revise la tensión y el amperaje del compresor, para asegurarse de que el motor funcione en los niveles recomendados por el fabricante.

Revisiones de temperatura: revise las temperaturas del aire de entrada y de salida, y las temperaturas del agua en los intercambiadores de calor, para verificar que se encuentran funcionando en sus niveles más eficientes. Las temperaturas de alimentación de agua fría de la mayoría de los sistemas de agua fría deben ser de 5,6 °C a 6,7 °C.

Revisiones de presión: utilice un multímetro digital con un complemento para medir presiones, para medir las presiones de entrada y salida de los intercambiadores de calor de casco y de tubos, a fin de asegurarse de que los tubos no se encuentren obstruidos. Las obstrucciones darán como resultado una transferencia de calor menor y un mayor consumo de energía en el compresor. La caída de presión en el intercambiador de calor (Delta P) puede ser de 5 a 25 psig, y varía en función del fabricante. Revise también las presiones de la bomba y el refrigerante, para asegurarse de que el equipo funciona en los niveles básicos.

Revisiones de las torres de refrigeración: las torres de refrigeración deben funcionar correctamente para que el equipo de refrigeración funcione en sus niveles más eficientes. Como las torres de refrigeración liberan calor a la atmósfera con una tasa específica, utilice un medidor de temperatura/humedad para medir la temperatura y la humedad del aire exterior, y analizar el funcionamiento de la torre de refrigeración. También mida la temperatura del agua de condensación que alimenta al enfriador. Un valor normal es 29,4 °C.

Lista de comprobación para sistemas de ventilador:

Revisiones eléctricas: mida la tensión y el amperaje del motor del ventilador, y compárelos con las condiciones indicadas en la placa.

Revisiones de temperatura: revise los valores siguientes en la unidad de acondicionamiento de aire:

  • Temperatura de aire exterior
  • Temperatura de aire mixta
  • Temperatura de aire de retorno
  • Temperatura de aire de alimentación o descarga
  • Temperaturas de aire de descarga de cara de bobina
  • Sensores de temperatura de los espacios
  • Economizador y amortiguadores relacionados
  • Temperatura de bombilla húmeda o de sensores de humedad relativa (HR)

Haga lecturas con un medidor de temperatura manual y compárelas con las que se indican en el sistema de control, para asegurar la precisión. La calibración de los sensores debe ser una parte integral de todos los programas de mantenimiento.

Revisiones de presión de aire: revise las caídas de presión en los bancos de filtros para asegurarse de que el flujo de aire sea adecuado. Las caídas de presión excesivas tendrán como resultado un consumo energético anormalmente alto. Mida la caída de presión en las bobinas de refrigeración o calefacción, para asegurarse de que estén limpias. Mida las temperaturas del aire de entrada y de salida, para asegurarse de que el aumento o la caída de temperatura sea correcta.

Lista de comprobación para sistemas de iluminación:

Revisiones eléctricas: las aplicaciones de termografía para iluminación incluyen temperaturas de superficie de contacto y balasto. Busque puntos calientes y compare los valores con los puntos de referencia o las mediciones de temperatura anteriores, para la evaluación.

Niveles de iluminación: utilice un fotómetro para medir los pies candela o el nivel de lúmenes. En los casos en los que sea posible, reduzca los niveles de iluminación al nivel de los estándares del sector. Considere especialmente reducir la iluminación durante las estaciones en las que hay más luz natural.

Revisiones de funcionamiento: configure un contador registrador para que tome muestras de los niveles de iluminación durante las horas de inactividad de la instalación. Esto le ayudará a identificar las áreas en las que las luces se dejan encendidas de manera inadvertida o innecesaria.

Revisiones del sistema de automatización del edificio:

Revisiones de consumo energético: utilice un medidor de calidad eléctrica para evaluar la tensión, la corriente y el consumo energético en kWh de su instalación. A ser posible, registre el consumo energético a lo largo del tiempo en circuitos específicos, y por áreas y equipos específicos. Compare la tasa de uso por hora con la estructura de tarifas de la empresa de servicios públicos y ajuste los patrones a partir de las horas del día de demanda y coste altos. También revise las tensiones de alimentación del sistema de control para asegurarse de que el controlador funcione correctamente. Es necesario revisar los valores de bus del controlador de comunicación para comprobar la integridad del cableado de comunicaciones.

Sistema de control: revise que los medidores estén calibrados correctamente en todos los sensores y termómetros indicadores. También revise los actuadores de las compuertas y válvulas. Los problemas con los actuadores pueden causar un uso de refrigeración y calefacción más alto de lo normal y facturas de energía altas. Pueden revisarse las tensiones de salida de los actuadores y las señales de corriente con un multímetro digital normal.

Revisiones de temperatura: revise las temperaturas del aire de entrada y de salida y las temperaturas del agua en los intercambiadores de calor, para asegurarse de que se encuentren funcionando en sus niveles más eficientes. Por ejemplo, las temperaturas de alimentación de agua fría de la mayoría de los sistemas de agua fría son de 5,6 °C a 6,7 °C.

Revisiones de funcionamiento: registre la temperatura del aire a lo largo del tiempo, durante los programas de actividad e inactividad, e identifique las áreas que quedan en modos de temperatura incorrectos durante la noche o los fines de semana, desperdiciando energía.

Revisiones de punto de control: compruebe la precisión de todos puntos de control de humedad, presión y temperatura registrando esos valores a lo largo del tiempo. La imprecisión del control desperdiciará un 1 % de energía por grado de error.