Termómetros infrarrojos: en aplicaciones eléctricas, industriales y de climatización

05-01-2012 | Temperatura

En poco tiempo, los termómetros infrarrojos (IR) de mano han pasado de ser exóticos a comunes. Son portátiles y cómodos, y son útiles para la resolución de problemas y para verificar tanto la calidad de los productos como la calidad de los procesos. La familia Fluke de termómetros IR le brinda a los usuarios mayor velocidad y comodidad.

Además, el termómetro IR más nuevo de Fluke cuenta con una localización del objetivo mejorada para lograr una mayor precisión. El Fluke 62 MAX+ brinda dos láseres para la localización de objetivos para ayudar a los usuarios a ver "el punto". La mayoría de los termómetros IR usa un láser solo en el centro del punto. Pero el Fluke 62 MAX+ usa láseres dobles giratorios para mostrar el exterior del círculo que define el punto de medición.

Estrategias de medición de temperatura

En general, hay tres formas de usar cualquier tipo de termómetro infrarrojo que no sea de contacto:

  • Medición de la temperatura en un punto
    Este tipo de mediciones se usa para rastrear la temperatura en un solo punto. Es útil para analizar la tendencia de la temperatura de un objeto o para comparar las mediciones con respecto a una especificación. Un termómetro con alta repetitividad ayuda a garantizar la consistencia de este tipo de mediciones.
  • Comparación de la temperatura de dos puntos
    Este tipo de mediciones se puede usar para verificar el funcionamiento de una trampa de vapor al medir la temperatura de entrada y de salida. Si se obtienen valores idénticos significa que no se ha podido abrir la trampa. Una diferencia considerable indica que no se pudo cerrar la trampa.
  • Escaneo de un objeto y detección de los cambios dentro de una zona continua del mismo
    Esta capacidad permite que el usuario halle puntos calientes o fríos en carcasas, paneles y estructuras. Por ejemplo, uno puede verificar el disipador térmico de los transformadores refrigerados por aire en busca de tubos fríos que indiquen un flujo restringido o la ausencia del mismo.

Aplicaciones para los termómetros infrarrojos

La termografía infrarroja se puede usar para el monitoreo de procesos, el mantenimiento preventivo y predictivo de una planta, aplicaciones eléctricas, aseguramiento de calidad y otras aplicaciones.

Los termómetros infrarrojos (IR) que no son de contacto son ideales para objetivos y maquinarias que se mueven; objetivos peligrosos, inaccesibles o distantes; componentes eléctricos; evaluaciones de maquinaria o superficies que requieren una visión de conjunto; registros de tendencia e incluso protección contra los reclamos por seguros o litigios. De hecho, las empresas de seguros les recomiendan a sus clientes que implementen el escaneo infrarrojo preventivo.

Los termómetros y las cámaras IR pueden hacerle ahorrar tiempo y dinero por igual tanto al contratista como al cliente, así como llevar a cabo el diagnóstico que antes era imposible de realizar sin apagar los sistemas.

A continuación se encuentran algunas sugerencias para aplicaciones en las cuales los termómetros IR que no son de contacto han demostrado ser útiles.

Mantenimiento eléctrico

Mantenimiento eléctrico

Revise la acumulación térmica creada por conectores flojos. Solucione los problemas presentes en bancos de baterías y terminaciones del panel de alimentación eléctrica, reactancias, conmutadores y conexiones de fusibles. Identifique los puntos calientes en los filtros de salida de las conexiones de baterías de CC.

Use un termómetro IR para inspeccionar las conexiones de alimentación de energía y los disyuntores (o los fusibles) en busca de temperaturas iguales. Un termómetro IR es eficiente para la determinación del origen del problema cuando el dispositivo de protección de sobrecarga térmica no funciona y el motor se apaga.

Dado que las corrientes eléctricas generan calor, el monitoreo de la temperatura es un modo eficiente de predecir las fallas potenciales de los equipos.

Mantenimiento de los equipos

Mantenimiento de los equipos

Revise las piezas móviles y los alojamientos de motores y cajas de engranajes para verificar si hay puntos calientes. Un cambio de temperatura puede indicar que se están produciendo problemas en muchos tipos de equipos, desde hornos y calderas a congeladores. Las auditorías rutinarias de temperatura de los generadores y sus cojinetes pueden prevenir reparaciones caras. El escaneo de las temperaturas de los rodamientos con un termómetro infrarrojo permite que el ingeniero de mantenimiento detecte los puntos calientes y programe las reparaciones o los reemplazos antes de que el problema provoque fallas en los equipos.

Controles de edificios

Monitoree los componentes de climatización para lograr auditorías rápidas de energía y el equilibrio de las habitaciones en poco tiempo. Un termómetro IR con una relación de distancia a punto de exploración de 60:1 hace que las ventilaciones y los retornos altos sean más accesibles.

Controles de edificios

Por ejemplo, si un termómetro tiene una relación de distancia a punto de exploración de 10:1, uno puede pararse a 25 cm de distancia al objetivo y medir la temperatura de un círculo de 2.5 cm. A alrededor de 3 metros (10 pies) del objetivo, el punto de medición será un círculo de 0.3 m (1 pie).

El termómetro IR puede estudiar con rapidez las temperaturas de la cabeza del compresor, del cárter de aceite del compresor, de la línea de succión y del serpentín del evaporador, de la línea de descarga, de la línea de líquidos y del serpentín del condensador y del motor del ventilador.

El aislamiento de todas las superficies se puede escanear en busca de fugas y pérdidas. Las temperaturas más altas se indican mediante un cambio hacia el color blanco. Las temperaturas más bajas se indican mediante un cambio hacia el color negro.

Proceso/producto

Monitoree las líneas de proceso. Verifique la temperatura de diferentes productos en las líneas de producción. Pueden variar desde neumáticos de goma a plástico, del hormigón a las barras de chocolate.

Otras características útiles

Una pantalla iluminada facilita la visualización de los resultados en áreas con poca iluminación.

Las alarmas de advertencia de alta temperatura llaman la atención sobre temperaturas que exceden un umbral que se ha especificado. Las alarmas que son tanto acústicas como visibles son más eficientes, incluso en entornos ruidosos.