Cuatro mitos sobre seguridad eléctrica que pueden sorprenderle

10-10-2019 | Seguridad, Eléctrica

Por: Sean Silvey, Fluke Corporation

La seguridad de una planta es mucho más que una simple tarea en una lista de verificación. Exige un compromiso por parte de todos los empleados, desde los encargados hasta los operarios de la cadena de producción, con el fin de mantener una cultura de seguridad en todos los aspectos de la actividad. Con el paso del tiempo, las interpretaciones de determinadas normas de seguridad pueden desviarse de su intención original, dando lugar a algunos mitos sobre cuál es la mejor manera de cumplir los requisitos de seguridad.

Mito nº 1: "Incómodo" equivale a "inviable" en lo relativo a suprimir la energía eléctrica de equipos para su mantenimiento

No cabe ninguna duda de que casi siempre es incómodo cortar inesperadamente el suministro eléctrico para trabajar en un equipo determinado. Pero eso no significa que sea inviable. La Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (EU-OSHA), así como sus homólogas en otros países, como HSE en el Reino Unido y DGUV en Alemania, además de otros organismos de ámbito regional, solo permiten trabajar en un circuito con tensión bajo ciertas condiciones, incluidas aquellas en que resultaría "inviable" apagar la alimentación ya que entrañaría un mayor peligro. No obstante, hay una tendencia a permitir a los empleados trabajar en circuitos con tensión sólo porque resulta "incómodo" cortar el suministro. Esta opción añade un riesgo innecesario que suele dar lugar a accidentes.

En aquellas situaciones en las que resultaría realmente inviable cortar el suministro eléctrico, solo los electricistas y técnicos cualificados para trabajar en sistemas con tensión deben realizar el trabajo. Asimismo, deben adoptar todas las precauciones, incluyendo el uso de equipo de protección personal (PPE) adecuado y de instrumentos certificados de conformidad con las normas de seguridad aplicables (p.ej., UNE-EN 60900) para las condiciones que se encuentren.

Mito nº 2: Cuanto más PPE, mejor

El hecho de usar o no equipos de protección personal, y cuánto usar, no son decisiones personales. Un componente puede fallar en cualquier momento. Unos interruptores automáticos en perfecto estado pueden fallar repentinamente mientras se está resolviendo un problema. Si se produce un arco tras simplemente abrir un armario, llevar puesto el PPE adecuado puede marcar la diferencia entre sobrevivir o no. Los electricistas y técnicos deben seguir los detallados requisitos sobre PPE recogidos en la norma europea EN 50110, "Explotación de instalaciones eléctricas", que define la seguridad eléctrica en el lugar de trabajo. Sin embargo, instar a los trabajadores a utilizar PPE con una especificación para riesgos muy superiores de lo que requiere el entorno en el que van a trabajar no les aporta necesariamente una mayor seguridad.

"Usar PPE de más no es necesariamente mejor", afirma Kevin Taulbee, ingeniero eléctrico e instructor de seguridad en Power Studies, Inc. "Disponer del PPE correcto es lo que cuenta. Efectuar un análisis de riesgos adecuado es importante para equipar a los trabajadores con el PPE adecuado. Hay demasiada gente que se limita a ir a la tienda y comprar poco menos que trajes de astronauta para protección frente a arcos eléctricos y guantes para personal de tendido de alta tensión, los más gruesos que encuentren, para sus electricistas y personal de mantenimiento internos. Unos guantes de aislamiento eléctrico de clase 2 no son necesarios si nunca van a trabajar por encima de 480 V y limitan enormemente la destreza manual. Esto aumenta mucho la probabilidad de que a un electricista se le caiga accidentalmente un instrumento o un cable cuando trabaja en un cuadro eléctrico con tensión".

Además de seleccionar el PPE correcto, es posible escoger instrumentos portátiles que han sido diseñados para facilitar la tarea de pulsar botones y manejar mandos giratorios con guantes gruesos. También es posible reducir la cantidad de PPE necesaria en algunos casos equipando a los trabajadores con instrumentos de infrarrojos sin contacto como cámaras termográficas, termómetros de infrarrojos y sensores de supervisión inalámbricos. Estos instrumentos permiten a los trabajadores recoger datos desde fuera de la zona con riesgo de arco eléctrico. Reducir la necesidad de trabajar en el interior de una barrera de arco eléctrico, especialmente al conmutar o resolver problemas, aumentará el nivel general de seguridad de los trabajadores.

Mito nº 3: Todos los fusibles y cables de prueba son iguales

A menudo, los técnicos consideran los fusibles y cables de prueba como componentes básicos, sin prestar demasiada atención a la calidad. Por bueno que sea un multímetro, la seguridad que ofrece será, como máximo, la de los cables de prueba que se usen con él y los fusibles que lleve en su interior. Estos componentes proporcionan protección crítica contra sobretensiones y picos de tensión que pueden causar lesiones graves al usuario.

Elección de los cables de prueba adecuados

La función principal de los cables de prueba consiste en conectar el multímetro digital al equipo que se va a comprobar, pero también ofrecen una primera línea de defensa frente a electrocución. Unos cables de prueba de mala calidad, gastados o que no reúnan las especificaciones necesarias para el trabajo que se va a realizar no solo pueden producir lecturas imprecisas, sino también entrañar un serio peligro de descarga eléctrica si se toca accidentalmente el cable equivocado. Cuando elija cables de prueba, priorice los siguientes aspectos:

  • Materiales de alta calidad y construcción resistente
  • Clasificación nominal para la medida adecuada según lo especificado por UNE-EN 61010 y el nivel de tensión de la aplicación. La categoría (CAT) nominal de los cables de prueba y accesorios debe ser igual o superior a la categoría del multímetro digital.
  • Metal expuesto que coincida con el potencial energético de una determinada medida.
  • Sondas retráctiles, cubiertas de puntas de sonda o sondas con puntas más cortas para evitar la posibilidad de cortocircuito accidental.

Seleccione solo fusibles de repuesto de alta calidad

Las normativas de seguridad actuales exigen que los multímetros digitales incluyan fusibles especiales de alta energía diseñados para mantener la energía generada por un cortocircuito dentro de la carcasa del fusible. Esto protege al usuario frente a descargas eléctricas y quemaduras. Cuando llegue el momento de reemplazar los fusibles, elija siempre los fusibles de alta energía aprobados por el fabricante del instrumento. Los fusibles de recambio genéricos más baratos aumentan el riesgo de lesiones graves.

Mito nº 4: La única forma de medir con precisión la tensión presente en un circuito es mediante contacto con cables de prueba.

En el pasado, la mejor manera de obtener resultados precisos consistía en fijar sondas de cables de prueba o pinzas de cocodrilo directamente a los conductores eléctricos. No obstante, esta opción requiere el contacto metal con metal, lo que aumenta el riesgo de arcos eléctricos y de daños tanto para la persona encargada de la medida como para el equipo en el que se realiza la medida.

Recientemente se introdujo una nueva tecnología que detecta y mide la tensión sin contacto entre metales. Esta tecnología aísla el instrumento de medida de la fuente de tensión a medir. Para medir la tensión, los electricistas y técnicos solo tienen que deslizar un único cable conductor en la mordaza abierta del instrumento de medida portátil. Dado que no están expuestos a puntos de contacto con tensión, se reduce el riesgo de descarga eléctrica y arco eléctrico.

Los mitos enumerados anteriormente representan tan solo una pequeña muestra de los aspectos de seguridad a tener en cuenta al trabajar en equipos con tensión. Lo mejor que puede hacer cualquier planta para garantizar que los empleados comprendan y sigan todas las normas de seguridad eléctrica pertinentes es desarrollar y mantener una sólida cultura de seguridad basada en las necesidades y el entorno de esa planta en concreto.