Español

¿Por qué es importante controlar la corriente de fugas?

En cualquier instalación eléctrica, algo de corriente fluirá a la tierra a través del conductor de protección de tierra. Esto normalmente se denomina corriente de fuga. Normalmente, la corriente de fuga fluye en el aislamiento que rodea a los conductores y en los filtros que protegen el equipo electrónico alrededor de la casa o la oficina. Entonces, ¿cuál es el problema? En circuitos protegidos por interruptores de corriente por falla a tierra (GFCI), la corriente de fuga puede causar disparos innecesarios e intermitentes. En casos extremos, puede provocar un aumento del voltaje en las partes conductoras accesibles.

El aislamiento cuenta con capacitancia y resistencia eléctricas y conduce la corriente a través de ambas rutas. Dada la alta resistencia del aislamiento, en realidad se debe fugar una cantidad muy pequeña de corriente. Pero, si el aislamiento es antiguo o está dañado, la resistencia es menor y es posible que fluya una cantidad importante de corriente. Además, los conductores más largos tienen una mayor capacitancia, lo que provoca más corriente de fuga. Es por esto que los fabricantes de disyuntores GFCI recomiendan que la longitud de los alimentadores unidireccionales sea de un máximo de 250 pies (76.2 m).

Los equipos electrónicos, en tanto, contienen filtros diseñados para protegerlos contra las subidas de voltaje y otras interferencias. Estos filtros suelen tener condensadores en la entrada, que se agregan a la capacitancia general del sistema de cableado y al nivel general de la corriente de fuga.

Obtenga más información acerca de los conceptos básicos de la corriente de fuga, cómo minimizar sus efectos y la medición de la corriente de fuga a tierra en nuestra nota de aplicación "Conceptos básicos de la medición de corriente de fuga".