Español

Cómo afecta la emisividad a las cámaras termográficas

(Nota: la emisividad es un tema complejo que requiere de mucho estudio y capacitación para comprender mejor cómo afecta a la termografía. Esta es una introducción básica como punto de partida).

Si utiliza una cámara termográfica para ver una mano con un anillo, verá la diferencia en la imagen termográfica. El anillo parece ser mucho más frío que la mano; sin embargo, ambos tienen en realidad una temperatura similar. Por lo tanto, aunque los dos objetos tienen la misma temperatura, irradian cantidades diferentes de energía infrarroja.

La emisividad (?) es la relación de cómo irradia energía infrarroja un material en comparación con un radiador perfecto. Los valores de emisividad fluctúan entre 0.0 y 1.0. Un objeto que mide 1.0 se considera un radiador perfecto y se llama un "cuerpo negro".

En el mundo real, no hay radiadores perfectos y los materiales varían en cuán menos perfectos son. Esta es una complicación (entre otras), que dificulta el uso de la tecnología infrarroja para realizar inspecciones cuantitativas que requieren la obtención de mediciones precisas de temperatura. Por esta razón, muchos termógrafos eligen realizar inspecciones cualitativas para centrarse en la diferencia de temperatura aparente entre equipos comparables con cargas similares, o el mismo equipo con cargas comparables en varias etapas. (Consulte Metodologías de inspección.)

Sin embargo, una comprensión básica de emisividad puede ayudarlo a evitar algunas dificultades y a entender cuándo debe desconfiar de las mediciones.

La emisividad varía según el estado de la superficie, el ángulo de visión, la temperatura y la longitud de onda espectral. La mayoría de los materiales no metálicos son radiadores de energía eficientes. La piel humana está cerca de ser un radiador perfecto con una emisividad de 0.98. Una superficie de cobre pulida se encuentra en el otro extremo del espectro, con un valor de 0.01.

La mayoría de las cámaras infrarrojas tiene la habilidad de cambiar la configuración de emisividad, de modo que si conoce el valor de la emisividad del material que está inspeccionando, puede hace un ajuste en la cámara para aproximarse a la temperatura real de la superficie. Sin embargo, si la emisividad del material es inferior a 0.60, no obtendrá una lectura precisa de la temperatura mediante tecnología infrarroja e, incluso si es más alta, otros factores pueden afectar la lectura de temperatura.

Para comprender este tema con mayor profundidad, recomendamos que busque capacitación en termografía, que pueda proporcionarle las herramientas teóricas y prácticas para obtener los mejores resultados de su cámara térmica. A través de conocimientos teóricos y del aprendizaje de la ciencia de la termografía, será capaz de entender las capacidades y limitaciones de esta tecnología.