El NEC ahora requiere etiquetado de corriente de falla disponible

06-20-2013 | Seguridad

Por Jack Smith

Analizador de calidad eléctrica de Fluke
Para ayudar a cumplir con los requisitos de etiquetado de corriente de falla disponible, use un instrumento de prueba eléctrico como este analizador de calidad eléctrica.

La fecha de vigencia de la versión más reciente (la edición de 2011) del "NFPA 70: National Electric Code" (NEC) fue el 25 de agosto de 2010. Se publicó en septiembre de 2010.

El NEC es el código de instalación eléctrica autoritativo en los EE. UU. Sin embargo, no hay consistencia en la forma en que se aplica. El NEC debe adoptarse en la ley de los estados individuales y las jurisdicciones locales. El tiempo para la adopción del NEC varía entre los estados. Para agregar más a la confusión, ocho estados tienen "adopción local", lo cual significa que diferentes municipios o regiones dentro del estado adoptarán el NEC de manera independiente.

Por ejemplo, Illinois es uno de los ocho estados que permite la adopción local del NEC. De las 16 regiones, nueve siguen la edición de 2008, dos siguen la edición de 2005 y cuatro siguen la edición de 2002. Sin embargo, en vez del NEC, Chicago tiene su propio código: el Chicago Electrical Code. Su versión más reciente es la edición de 2010.

Hasta diciembre del 2011, cuando la National Fire Protection Association (NFPA) actualizó su mapa de "Adopción del NEC por estado", solo dos estados (Connecticut y Missouri) usaban la edición de 2005 y 25 estados usaban la edición de 2008. Solo 15 estados han adoptado la edición de 2011 del NEC. El resultado es que diferentes versiones del NEC se hacen cumplir en diferentes partes de los EE. UU. e incluso dentro de algunos estados.

El NEC se desarrolla bajo la autoridad de la NFPA usando un proceso abierto, basado en el consenso. Como la mayoría de los estándares y los códigos de la NFPA, el proceso de desarrollo es complejo. Explicarlo va más allá del alcance de esta columna, pero se describe en detalle en www.nfpa.org. Hubo más de 500 cambios durante su ciclo de revisión más reciente. Muchos de estos son cambios de redacción menores, con la intención de clarificar puntos específicos. Sin embargo, algunos cambios impactaron el alcance del NEC de manera significativa.

Nuevo requisito: etiquetado de corriente de falla disponible

Una de las nuevas secciones ("110.24 Corriente de falla disponible") requiere que ciertas piezas de equipo se marquen con la cantidad de corriente de falla disponible para ese equipo. También requiere que este marcado se actualice si ocurren modificaciones en el sistema eléctrico que afecten al equipo.

La parte A de la sección 110.24 establece que "el equipo de servicio en unidades que no son de vivienda debe marcarse de manera legible en el campo con la corriente de falla máxima disponible". Las marcas en el campo deben incluir la fecha en que el cálculo de la corriente de falla se realizó y poseer la suficiente durabilidad para soportar el entorno involucrado".

Antes de que se agregara la sección 110.24, dependía de los instaladores asegurar que las corrientes de interrupción de equipos eléctricos fueran suficientes para la corriente de falla disponible conectada a ese equipo. Dependía de los inspectores de las autoridades con jurisdicción hacer cumplir esto. Los instaladores y los inspectores tenían que determinar la corriente de falla disponible (usualmente disponible de la red eléctrica) y luego comparar ese valor con las clasificaciones apropiadas del equipo.

Estas "clasificaciones apropiadas del equipo" incluían la corriente de interrupción y la clasificación de corriente de cortocircuito (SCCR). La definición "oficial" de SCCR es "la corriente de falla simétrica y prospectiva a una tensión nominal a la cual un sistema o aparato es capaz de conectarse sin recibir un daño que supere los criterios de aceptación definidos".

En otras palabras, SCCR es el nivel máximo de corriente de cortocircuito que un equipo o componente puede soportar sin recibir daño o crear condiciones de funcionamiento riesgosas. La SCCR no es la corriente de interrupción de un componente: estos dos términos no deben confundirse. Las corrientes de interrupción solo se aplican a los dispositivos que tienen por objetivo interrumpir la corriente: fusibles o disyuntores. No se aplican al conjunto o al panel en el cual están instalados los fusibles o los disyuntores ni los componentes eléctricos que protegen.

También es importante entender la diferencia entre corriente de interrupción y valores de disparo o sobrecarga. Los dos tipos de sobrecorriente pueden deberse a cortocircuitos y a sobrecargas. Las sobrecargas son el problema eléctrico que ocurre con mayor frecuencia. Generalmente, las sobrecargas son menores a 10 veces la corriente clasificada del circuito, mientras que los cortocircuitos son mayores a 10 veces esa cantidad. Por cierto, los disyuntores se disparan y los fusibles se abren en respuesta tanto a sobrecargas como a cortocircuitos.

Hacer modificaciones significa hacer cambios en el marcado

La parte B de la sección 110.24 establece que "cuando las modificaciones a la instalación eléctrica afectan la corriente de falla máxima disponible en el servicio, la corriente de falla máxima disponible debe recalcularse para garantizar que las clasificaciones de equipo del servicio son suficientes para la corriente de falla máxima disponible en las terminales de línea del equipo. Las marcas en el campo requeridas en 110.24(A) deben ajustarse para reflejar el nuevo nivel de corriente de falla máxima disponible".

En otras palabras, si se realizan cambios que afecten la corriente de falla disponible, la etiqueta debe mostrar la nueva clasificación, además de la fecha en que la nueva clasificación se determinó. La "Excepción" a la sección 110.24 en el NEC 2011 establece que "las marcas en el campo no se requieren en instalaciones industriales donde las condiciones de mantenimiento y supervisión garantizan que solo personal calificado le dé servicio al equipo".

Esta excepción le da a la mayoría de las grandes instalaciones industriales la facultad de garantizar que actualizan los servicios a equipos eléctricos de manera regular y que los cambios de etiquetado del equipo requeridos se realizarán de la manera correspondiente. Mantener actualizados los equipos y sistemas eléctricos de una instalación requiere instrumentos de prueba eléctricos de alta calidad, como osciloscopios portátiles, analizadores de calidad eléctrica, pinzas amperimétricasy multímetros digitales como los disponibles a través de Fluke.

Las características eléctricas pueden cambiar a medida que los sistemas eléctricos de una instalación envejecen. Las empresas de servicios públicos podrían reemplazar los transformadores viejos con unidades de menor impedancia más eficientes. La corriente de falla disponible y las clasificaciones del equipo deben revaluarse cuando las empresas de servicios públicos cambian transformadores o cuando las instalaciones industriales implementan sistemas de energía de emergencia o de reserva.

Este nuevo requisito de etiquetado de la corriente de falla disponible se aplica solo a las clasificaciones de equipo. No debe usarse en análisis de amenazas de arco eléctrico.

Hasta la próxima, manténgase en "Tierra firme".

Recursos