Adopte un enfoque por etapas para la resolución de problemas del sistema

Excerpted from the book Motor and Drive Troubleshooting, written by Glen A. Mazur and published by American Technical Publishers

Extraído del capítulo Resolución de problemas en motores y variadores, escrito por Glen A. Mazur y publicado por American Technical Publishers

Use una pinza amperimétrica o un multímetro digital adecuado, como el multímetro Fluke 87V, para realizar medidas básicas monofásicas de tensión o corriente.
Use una pinza amperimétrica o un multímetro digital adecuado, como el multímetro Fluke 87V, para realizar medidas básicas monofásicas de tensión o corriente.

La resolución de problemas es un procedimiento por etapas cuyo propósito es identificar rápida y fácilmente un problema en una sistema o proceso. Los instrumentos de prueba adecuados hacen que el proceso sea más fluido y permiten identificar de manera más sencilla los problemas secundarios, en caso de que existan. Para solucionar problemas en un sistema, proceso o equipo, empiece por recopilar registros técnicos a partir de fuentes relevantes. Estas incluyen el fabricante original del equipo (OEM, por sus siglas en inglés), proveedores, contratistas, operadores y departamentos de mantenimiento. Elija el equipo de protección individual (EPI) y los instrumentos de comprobación adecuados para su trabajo específico; después aísle la parte del sistema o el equipo que se comprobará. Realice lecturas de dicha parte para comprobar si hay alguna avería. Es posible que sea necesario realizar múltiples lecturas para verificar si el funcionamiento es apropiado o identificar un problema.

Una vez que se identifique un problema, repare y compruebe el área donde esté el problema para asegurarse de que el funcionamiento sea adecuado. Es posible que el proceso de reparación requiera un servicio técnico, reemplazo de piezas o recuperación de una garantía. Realice medidas adicionales después de que se complete la reparación inicial para determinar si aún existe algún problema secundario.

Cuando se completen todas las reparaciones, documente el proceso llevado a cabo. Incluya el problema original, todas las comprobaciones y las medidas realizadas, al igual que los pasos que se han llevado a cabo para reparar el problema, si se ha localizado alguno. Incluya también los problemas secundarios, si los hubiese, junto con algunas sugerencias para generar soluciones. Realice el mantenimiento e inventario de todo el EPI y los instrumentos utilizados durante la resolución de problemas y anote cualquier cosa que podría haber mejorado el proceso, como instrumentos o formación adicional.

Cuando hablamos de problemas eléctricos, la resolución de problemas puede variar desde algo tan amplio como un edificio o sistema hasta algo tan específico como un componente individual. La resolución de problemas en equipos eléctricos empieza con pruebas básicas y de ahí avanza hacia una comprobación más avanzada, según sea necesario. Las pruebas de corriente y tensión son las más comunes y generalmente son las primeras que se llevan a cabo en puntos de medida o acceso de fácil alcance.

Pruebas de tensión

Cuando el equipo está encendido, la comprobación de tensión es un primer paso evidente en el proceso de resolución de problemas. Para la comparación, la tensión debe medirse cuando el equipo está encendido y cuando está apagado. Si está apagado, la tensión suministrada al equipo en cuestión debe establecerse dentro del -10 % al +5 % de la especificación en la placa del fabricante del equipo.

Si está encendido, la tensión de funcionamiento no debe variar en más de un máximo de ±3 % de la tensión medida mientras el equipo está apagado. Idealmente, en un sistema de distribución eléctrico del tamaño adecuado, la tensión medida no debe variar independientemente de si el equipo está encendido o apagado. Una diferencia indicaría que el sistema de distribución eléctrico se encuentra sobrecargado o que los conductores tienen una dimensión inferior o, por otro lado, que suministran energía durante demasiado tiempo. Las caídas de tensión altas generalmente requieren la comprobación del sistema.

Al momento de llevar a cabo pruebas básicas de tensión, es importante garantizar una puesta a tierra correcta, al igual que asegurar que las medidas se realicen entre cada conductor de fase activa, conductor de fase neutra (subterráneo) y conductor de fase a tierra (con puesta a tierra). Estas medidas de fase a fase no deben variar más de un 1 % a un 3 %. Si hay fusibles presentes donde se toma la medida de tensión, compruébelos para asegurarse de que funcionan correctamente.

Si la tensión que entra y sale del fusible es similar, y la tensión que pasa por todo el fusible es de 0 V, entonces el fusible está bien (cerrado). Si, por otro lado, no se capta tensión alguna que salga del fusible, entonces es un fusible defectuoso (abierto). Esta misma medida también se debe realizar en puntos de carga individuales en todo el equipo, como los motores. La tensión suministrada debe establecerse dentro del 110 % al +5 % de la especificación en la placa del fabricante del motor cuando se realice la medida con el equipo encendido.

Pruebas de corriente

Use una pinza amperimétrica o un multímetro digital adecuado, como el multímetro Fluke 87V, para realizar medidas básicas monofásicas de tensión o corriente.
Un osciloscopio portátil, como el instrumento de comprobación Fluke 190-204 ScopeMeter®, es ideal para realizar medidas trifásicas avanzadas.

Las pruebas de corriente son de gran importancia, ya que pueden revelar problemas que las pruebas de tensión no detectan. Una prueba de corriente detecta si el motor suministra plena potencia o la mitad de potencia, o incluso si no está en funcionamiento, mientras que la medida de tensión puede ser uniforme en el motor y la carga. Una prueba de corriente indicará de manera precisa cuánta carga posee un motor realmente. Al estar a plena potencia, el motor debe coincidir con la especificación de corriente incluida en la placa del fabricante del motor. Sin embargo, la mayoría de los motores generalmente deben consumir menos de dicha especificación. Es importante medir la corriente a lo largo del tiempo. A diferencia de la tensión, que suele permanecer igual, la corriente cambia a medida que lo hace la carga requerida.

Las pruebas de tensión y corriente pueden detectar problemas básicos, incluidos fusibles abiertos, pérdida de potencia y motores sobrecargados. No obstante, para comprender cómo funciona un motor o sistema con el paso del tiempo, es necesario realizar medidas y pruebas más complejas. Entre estas se incluyen las medidas de temperatura mínima, máxima, relativa y pico, que pueden realizarse con un multímetro digital (DMM), o un osciloscopio portátil. Los osciloscopios portátiles, junto con los medidores de la calidad de la energía, pueden comprobar problemas de distorsión en la forma de onda. Los osciloscopios portátiles son ideales para realizar medidas avanzadas gracias a sus funciones de prueba avanzadas.

Si una de las pruebas detecta un posible problema, un osciloscopio portátil podrá aislar dicho problema de manera específica. Se pueden detectar problemas comunes mediante el uso de estos métodos de comprobación, al igual que problemas más serios y potencialmente peligrosos. Las medidas avanzadas, realizadas con el paso del tiempo y supervisadas de cerca, pueden proporcionar información importante de los sistemas y el equipo.

Solicite el capítulo de Resolución de problemas en motores y variadores.
Diríjase aquí para obtener información sobre la formación en la resolución de problemas en motores y variadores de Fluke.